Consejos para renunciar a tu trabajo con clase

Dimitir de tu trabajo para moverte a uno nuevo puede resultar emocionante, incómodo y, en ocasiones, intimidante.

Ver más: ¿Tu trabajo es la razón por la que no bajas de peso?

Todas estos sentimientos se mezclan cuando le tienes que dar la noticia a tu superior. En muchas ocasiones no sabemos que decir y simplemente terminamos dejando un momento muy embarazoso, para que eso no te ocurra te dejamos varios consejos para que dejes la compañía con buen pie.

Lee tu contrato

Si tienes pensado irte de la empresa es aconsejable volver a leer tu contrato actual, de esta forma sabrás cuando expiran tus beneficios, además descubrirás si te tienen que pagar por los días de vacaciones que no utilizaste. Así no encontrarás ningún tipo de sorpresas en tu partida.

Escribe tu carta de renuncia

Antes de todo debes recordar que la carta de dimisión es simple cortesía, sin embargo, la mayoría de las compañías precisan contar con una cuando un empleado se va. Siempre redáctalas a máquina, nunca a mano, además cuando se le entregues a tu superior debes hablar con él acerca de la razón de tu partida, es una forma de mostrar respeto.

Habla con tus compañeros

Una vez le digas a tu superior que estás renunciando, puedes proceder a decirlo a tus compañeros más cercanos, es recomendable deja una nota a cada uno en tu último día. Procura que las cartas sean personalizadas, no todas pueden ser iguales así conservarás estas relaciones las cuales son importantes para tu carrera.

Deja todo tu trabajo terminado

Limpia todos tus archivos, responde los correos y habla con los clientes, de esta manera tu reemplazo no se quedará con cientos de documentos sin saber que hacer con ellos. Además si es posible puedes explicarle a tu sucesora toda tu rutina diaria para que sea más sencillo su adaptación.

Realiza una buena entrevista de partida

Dependiendo de cómo actúes y respondas será la impresión que dejarás, así que si eras infeliz en tu trabajo es mejor guardarte tus críticas las cuales solo perjudicarán tu reputación. Es mejor decir que buscas nuevos desafíos y por esa razón te arriesgas a comenzar este nuevo proyecto.

Por: Yessica Mardelli