Errores que cometes al bañar a tu perro

La mayoría de los perros no son fanáticos de los baños, pero lamentablemente para ellos es importante hacerlo para evitar enfermedades en la piel

Ver más: 5 consejos para un perro feliz

Este proceso debe ser muy cuidadoso, de lo contrario puedes asustar a tu mascota o hasta afectar la salud de tu mejor amigo. Para que esto no ocurra te presentamos los errores más comunes que cometemos al bañar a los perros.

Lo tomas por sorpresa

Si a tu mascota no le gusta bañarse probablemente huirá de ti cuando llegue el día de su baño. Un método bastante efectivo es enseñarle que el agua no es mala, juega con él antes de mojarlo y si se queda tranquilo dale premios para que entienda que está haciendo algo bueno.

No pruebas el agua antes de bañarlo

A nadie le gusta bañarse con agua muy caliente o muy fría, así que evita hacerle eso a tu mascota. Antes de bañarlo comprueba que el agua esté tibia, de esta forma evitas que se queme o que se resfríe.

Utilizas cualquier tipo de champú

Los canes tienen un pH muy diferente al nuestro por ello es importante no bañarlo con champú para humanos, ya que puede ocasionar daños en su piel debido a la acidez del producto. Adquiere un champú exclusivo para perros y al utilizarlo procura no pasarlo con mucha fuerza, masajea bien y evita que tenga contacto con sus ojos.

No le sacas bien el champú

Una vez enjabonado tu mascota debes enjuagarlo muy bien, de lo contrario ocasionarás que le salgan sarpullidos o alergias en su piel. Cuando le estés quitando el jabón hazlo lentamente para que no se asuste, también le puedes hablar para que se tranquilice.

No tapas sus orejas

Al bañar a los perros es común que le entre agua en las orejas y si no se las secas bien puedes provocar el desarrollo de bacterias y hongos en las cavidades. Para que esto no ocurra procura colocarle dentro de sus orejas unas bolitas de algodón antes de bañarlo, y por supuesto, no olvides retirarlas cuando termines.

No lo secas bien

Dejar a tu perro mojado después del baño genera malos olores o resfriados. Cuando termines de bañarlo debes tomar una toalla limpia y apretarlo suavemente para retirar la mayor cantidad de humedad. Puedes utilizar un secador de cabello a temperatura baja, pásalo por diferentes zonas y evita usar temperaturas altas porque le puedes quemar la piel.

No lo peinas 

Si tu mascota tiene el cabello largo es muy importante cepillarlo después de bañarlo, de lo contrario se le crearán nudos y no te quedará otra que afeitarlo.

Por Yessica Mardelli