Los seis mejores momentos en los Billboard 2017

Drake fue un gran apostador en Las Vegas y batió el récord de Adele como el máximo ganador en una ceremonia de los Premios Billboard de la Música. Cher y Celine Dion reflexionaron sobre sus emblemáticas carreras y canciones en la ceremonia del domingo por la noche, cuando también se guardó un minuto de silencio por el rockero Chris Cornell, quien murió el jueves en Detroit. Miley Cyrus ofreció una actuación emotiva pero discreta y Vanessa Hudgens brilló como coanfitriona.

Ver más: Lo que te perdiste de los VMAs 2016

A continuación los momentos más destacados de la gala del domingo.

DRAKE Y SU 13 DE LA SUERTE

Drake rompió la marca de Adele con 13 trofeos en una noche y ofreció una actuación llamativa en medio de las famosas Fuentes del Bellagio. Con los chorros de agua y fuegos artificiales cronometrados con su canción “Gyalchester”, el rapero canadiense bailó alrededor de una plataforma en el agua.

Ya había ganado 10 premios cuando comenzó el espectáculo, pero se aseguró de reconocer durante sus discursos de aceptación a sus amigos en el público, entre ellos Nicki Minaj, el coanfitrión Ludacris y Lil Wayne. The Chainsmokers, que al igual que Drake tenía 22 nominaciones, se llevó cuatro reconocimientos. Otros grandes ganadores fueron Beyonce y twenty one pilots, cinco cada cual, pero no asistieron al evento.

UN ÍCONO, CHER

Cuando Cher subió a recibir el Premio Ícono, no tuvo miedo de alabarse a sí misma un poco. La cantante y actriz señaló que tuvo la suerte de tener una carrera de ensueño por más de cinco décadas, y que a sus 71 años puede mantener la postura de tabla por cinco minutos.

Ciertamente hizo alarde de su atlético cuerpo en un atuendo revelador mientras interpretaba su éxito bailable de los 90 “Believe”, y luego “If I Could Turn Back Time”.

Recordó que al principio le dijeron que no era la más hermosa ni la más talentosa, pero que era especial, y agregó que “la suerte tuvo mucho que ver” con su éxito.

DURO ADIÓS

Los fanáticos del rock quedaron pasmados al enterarse del deceso de Chris Cornell, quien fue hallado muerto el jueves en su cuarto de hotel en Detroit. El vocalista principal de Soundgarden y Audioslave, uno de los líderes del movimiento grunge de Seattle, fue honrado con un minuto de silencio durante la ceremonia, en lo que fue un homenaje más corto a lo esperado para el cantante y compositor de 52 años.

Sin embargo, Dan Reynolds de Imagine Dragons resumió su carrera concisamente al apuntar que fue “un verdadero innovador”, “un arquitecto musical”, “un cantautor prolífico” y “un intérprete legendario”.

INTERPRETACIÓN TITÁNICA

Dos décadas después de que una película y una canción cautivaran al mundo, Celine Dion revisitó su emblemática “My Heart Will Go On” con la misma pasión de siempre. La cantante canadiense volvió para celebrar los 20 años de la canción ganadora del Oscar de la también galardonada película “Titanic”.

Bajo una brillante lámpara, y vestida en un traje blanco digno de la Gala del Met, Dion impresionó a la audiencia con su interpretación y recibió una de las ovaciones más grandes de la noche.

VANESSA, LA FAN

La nueva coanfitriona Vanessa Hudgens parecía más una fan que una maestra de ceremonias con sus ardorosas presentaciones, o cantando y bailando a lo largo de la noche. Impresionó desde el principio con sus habilidades para rapear al expresar su amor por Nicki Minaj, y luego oferció una sincera interpretación de “The Power of Love” de Dion.

Más tarde salió con uno de los emblemáticos atuendos de Cher y bailó entre el público durante la actuación de la diva. El propio Drake lo notó en su discurso de aceptación al decir que Hudgens lucía “increíble”, lo que generó miradas celosas de Minaj.

UNA NUEVA MILEY

Hasta la familia de Miley Cyrus señaló su cambio en la ceremonia de premios de este año cuando la hermana de la exestrella de Disney Noah Cyrus la presentó “por primera vez en años con pantalones puestos”. Conocida por sus números escandalosos por bailar perreando con poca ropa o colgaba desnuda de una bola de demolición, la cantante interpretó la balada romántica “Malibu” sin su característica actitud provocativa.

Cantó el sencillo con un sonido y un estilo tenue muy distinto a los éxitos que la hicieron una estrella pop, vestida con shorts y un top simple blancos, botas y un sombrero vaquero.
La cantante, que está comprometida con Liam Hemsworth, no pudo ocultar su emoción: para el final de su interpretación tenía lágrimas en los ojos.


Por: AP

Fotos: AP