7 falsas ideas sobre el cáncer de mama

Dos especialistas conversaron con El Comercio y desmintieron ciertas creencias populares en torno a esta enfermedad.

Ver más: Tres campañas "pink" contra el cáncer de mama que debes conocer

El cáncer de mama mata a cuatro mujeres cada día en el Perú. Al año, alrededor de 4,000 peruanas son diagnosticadas con la enfermedad, según datos del Ministerio de Salud (Minsa). Pero no se trata de una sentencia de muerte. La detección temprana mejora su pronóstico y control, coinciden expertos que conversaron con El Comercio. No obstante, advierten que la incidencia de este tipo cáncer “común en mujeres de entre 40 y 50 años” está aumentando en todo el mundo; inclusive los casos en menores de 35 años se han incrementado de un 7% a un 14%-17% en los últimos años.

Ante este panorama, y en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, veamos la verdad detrás de varios mitos:

1. Un golpe en los senos puede provocar cáncer

“No hay una relación directa entre un traumatismo y un cáncer de mama”, asegura Martín Falla, especialista de Oncosalud. “Lo que pasa es que muchas mujeres al golpearse el seno empiezan a examinarse de una manera más exhaustiva. Es ahí donde pueden identificar irregularidades”, agrega.

 

2. Los bultos son los únicos síntomas de la enfermedad

Puede haber también cambios en la piel y retracción del pezón. Pero hay que tener en cuenta que el bulto en el pecho ya es un síntoma tardío. “Por eso la mujer no debe esperar a sentir esta irregularidad. A partir de los 40 años ya tiene que hacerse sus mamografías anuales”, señala Raúl Velarde, director médico de la Liga contra el Cáncer. No obstante, si la paciente tiene familiares directos que han sufrido la enfermedad, este examen debe comenzar desde los 35 años.

Pero el riesgo puede variar. De acuerdo con Velarde, el 97% de los tumores presentes en mujeres por debajo de los 30 años son benignos. Sin embargo, pasados los 70 años, ese 97% es maligno.

3. Solo las mujeres con antecedentes familiares sufren cáncer de mama

El factor hereditario solo está presente en el 15% de todos los casos, confirman ambos especialistas. No obstante, aquellas mujeres con antecedentes familiares pueden presentar mutaciones en el gen BRCA 1 y BRCA 2, que aumentan en un 90%-95% el riesgo de cáncer de mama y en un 50% el de ovario. Para descartar estas variaciones, la paciente se debe someter a una prueba genética. La actriz estadounidense Angelina Jolie se practicó una mastectomía doble –extirpación total de las mamas– luego de que se le identificaran estas mutaciones.

 

4. El cáncer de mama implica extirparse los senos

Falla recalca que hoy en día se pugna por la cirugía con conservación del seno, que consiste en retirar el tejido dañino, pues a la larga da los mismos resultados que una mastectomía.

“Uno piensa que sacándose el seno se curará de la enfermedad, pero no es así, porque también están en riesgo otros órganos. A partir de estadios avanzados, necesitamos quimioterapia”, advierte Falla, y recalca que la mastectomía protege en un 97%-98%.

 

5. Todos los cánceres de mama se tratan de igual manera

Actualmente, los casos de cáncer de mama se tratan de forma individualizada, pues hay cuatro principales tipos: el HER2 y el triple negativo, que son los más agresivos; y el Luminal A y el Luminal B, que tienen un riesgo bajo y regular, respectivamente. Cada uno tiene comportamientos distintos.

“Por eso hay pacientes que deben recibir cinco tratamientos, mientras que otros se someten a cuatro o tan solo a uno”, detalla el médico de la Liga contra el Cáncer.

6. Las pastillas anticonceptivas aumentan el riesgo de cáncer

Un exceso de hormonas, generalmente estrógenos, incrementa la posibilidad de este tipo de cáncer. Estas pastillas contienen hormonas, por lo que su consumo de forma constante y por un largo período amenaza la salud de la mujer.

Para Falla, una mujer debe acudir a un ginecólogo para que este le indique cuál es el mejor método anticonceptivo según su organismo.

“La mujer no debe ir a una farmacia y comprar las pastillas que la amiga le recomendó o dijo que le funcionó. Es de acuerdo con los factores de riesgo de cada una”, enfatiza.

7. El cáncer de mama regresa luego de cinco años

Esta enfermedad –según Velarde– se controla aproximadamente en el 70% de los casos mediante el uso de los distintos tratamientos. Del 30% sobrante, la mitad puede sufrir un rebrote en los dos años siguientes, mientras que la otra mitad lo hará en cinco. No obstante, hay casos que regresan luego de 10 o 5 años. Por eso, Falla recalca que “el control del cáncer es de por vida”, pues siempre está presente la amenaza de reactivación, y que “los controles periódicos son la base para sobrellevar la enfermedad”.

 

Por: Diego Suárez Bosleman /GDA /El Comercio /Perú