Stilettos: una sexy historia de altura

Nada más femenino y seductor que una mujer con stilettos. Estos son considerados como un símbolo de sofisticación y es el tipo de calzado que más estiliza la figura femenina, aunque también los más dolorosos. El tacón de aguja que pasa los 7 cm y medio de altura, es una de las características principales de este estilo. ¿Conoces el origen de este tipo de calzado? te lo contamos en este post.

Ver más: El poder de los Stilettos

RELACIONADO: El poder de los stilettos

Seguramente, es tu tipo de calzado favorito, pues cada temporada lo vemos en diferentes atuendos o desfiles de modas, lucen súper sofisticados y le dan un toque sexy a cualquier atuendo femenino. Muchas estrellas de Hollywood, en el presente o pasado, han sido asiduas de llevar un par de stilettos, para seducir y robar miradas. Pero si nos remontamos a la historia, descubriremos datos interesantes sobre este tipo de calzado, que seguramente no sabías y que por cultura general es bueno saber.

La historia de estos icónicos zapatos se remonta hasta el Renacimiento. Los aristócratas venecianos del momento popularizaron un tipo de zapatos que llevaban una plataforma ¡hasta de 50 centímetros de altura! llamados “chapines”. ¿Cuál era la finalidad de estos? sencillamente, les servía para mantener la ropa limpia, mientras iban caminando por las sucias calles de la ciudad. Además, por el hecho de ser de un status social más alto, estos le permitían elevar su altura y, por ende, sentirse aún más superiores que la población normal.

Para el siglo XIX, los stilettos estuvieron relacionados con la sensualidad y el erotismo. No fue sino hasta la década de los 50 que dejaron su connotación sexual para convertirse en un “must have” femenino. Para 1960 logró su máxima popularidad, cuando la punta del zapato se estilizó.

RELACIONADO: Haz que tus zapatos estén como nuevos

Si te has preguntado quién fue el que introdujo este tipo de zapato y lo popularizó tal cual lo conocemos hoy, pues te contamos que fue el diseñador Salvatore Ferragamo. Él utilizó una fina varilla metálica insertada en el mismo tacón del zapato para que aguantara el peso de cualquier mujer. Ferragamo nombró Stilettos a este modelo, porque recuerda a las columnas o “Stylos” de la antigua Grecia.

En nuestros días, la mayoría de mujeres tiene un par de estos en su armario, pues estos suponen ser algo más que moda: una cuestión de estilo, sinónimo de fuerza y poder, pues no todas las mujeres somos capaces de aguantar tantas horas sobre este tipo de calzado. Si eres una de esas, ¡enhorabuena, eres valiente!

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.