Cuida tu vagina después del sexo

Cuidar tu vagina después del sexo, no solo debes garantizar que disfrutaste, sino mantener una higiene íntima adecuada. Estos pasos te ayudarán a mejorarlo.

Ver más: La menta, una poderosa y estimulante arma durante el sexo oral

Gozar de una rica vida sexual no basta con tener un acompañante que te plazca. En el sexo existen varios factores que determinan el disfrute de este íntimo acto.

Leemos regularmente posiciones, cuáles juguetes incorporar durante el coito, todo tipo de información para que ese momento sea espectacular, ¿pero qué pasa después? Y no, no nos referimos a la interacción que tendrás posteriormente con tu amante.

Te puede interesar: Tips de higiene íntima que toda mujer debe conocer

Nos referimos a cómo te sientes con tu cuerpo, al cuidado que das posterior al acto. Muchas de nosotras ignoran la importancia del cuidado personal que debemos darnos al culminar la intimidad.

Cómo debes cuidar tu vagina después del sexo

Para quienes quieren leer un poco sobre cómo tratar su vagina, te damos algunos consejos; así evitarás infecciones o malestares completamente innecesarios:

  • Orina después de tener sexo

Cuando estás en pleno acto, olvidamos a cantidad de fluidos que se intercambian y se riegan en diferentes partes de cuerpo. La vagina es una zona susceptible, si quieres evitar infecciones urinarias, intenta ir al baño posteriormente; de esta manera, cualquier flujo que haya interactuado cerca de esta parte, no se convierta en un problema más adelante.

  • Toma un breve ducha

Lo primero, la vagina es un órgano que se limpia por sí solo, segrega aquello que es considerado como desperdicio. Sin embargo, cuando tienes una sesión intensa y terminas con dolor, es recomendable una ducha tibia y limpiar delicadamente.

Te recomendamos utilizar un jabón con pH neutro para preservar el pH de la vagina.

  • Añade un poco de lubricante

Aplica esto después de la ducha. Si sientes dolor o irritación esparce un poco de lubricante en tu vagina para aliviar el malestar.

Recuerda siempre tener tus manos limpias al tocar su vagina.

  • Limpia tus juguetes

Divertirte con juguetes sexuales requiere de rigurosidad e higiene, después de la intimidad, procura esterilizarlos. Evitar cualquier infecciones limpiándolos tras cada uso.

Estos cuatro sencillos pasos son apenas unos de las tantas sugerencias que existen en esta materia, te recomendamos que acudas a tu ginecólogo de confianza para atención especializada.

Cuidarte tus partes íntimas es justo para gozar de una mejor salud y vida sexual.

Por: Daniela Ortiz

Para más información interesante visita Eme de Mujer USA.