La genética, “culpable” de la atracción sexual

Si piensas que la química, la belleza o las miradas tienen que ver con la atracción sexual que sientes por tu pareja, puedes estar equivocada. Al parecer la atracción sexual es cosa de genética.

Ver más: Lo amo, pero no me atrae sexualmente

Estudio Israelí se encargó de analizar la atracción sexual de 1.310 parejas en una investigación realizada en el Laboratorio de Análisis Genético del Hospital Beilinson, en la localidad de Petaj Tikva (próxima a Tel Aviv) y que buscaba demostrar el origen de la atracción humana. Este laboratorio está especializado en pruebas de ADN y compatibilidad de órganos y médula ósea.

La muestra analizada está compuesta por de hombres y mujeres con edades comprendidas entre los 18 y 80 años, de las cuales, 1002, fueron referidas al centro médico por orden judicial a fin de determinar la paternidad de un progenitor.

Otro grupo está integrado por 308 parejas casadas con problemas de fertilidad, y un tercero de control, por cónyuges ficticios.

Al parecer la atracción sexual es cosa de genética

Los resultados demostraron que las parejas que en algún momento sintieron atracción física comparten genes en común. Al comparar a las parejas  los resultados mostraron que en estos casos, ambos miembros compartían marcadores genéticos que en relación a los otros dos grupos eran mucho menores o no existían.

La responsable de la investigación precisó que el procedimiento empleado consistió en analizar el sistema de marcador del HLA (Antígenos Leucocitarios Humanos, por sus siglas en inglés).

El estudio teoriza, además, que la selección de parejas sexuales en el ser humano podría contradecir la presión evolutiva por lograr la diversidad genética, en particular al analizar este marcador.

La limitante del estudio asumida por los investigadores es que no analizaron parejas de otras nacionalidades, por lo que el estudio podrían estar influidos por las características únicas de la población israelí.

Los avances que se logran con esta investigación están basados en que puede dar explicación a los complejos de Edipo y Electra, donde los hijos se enamoran de sus padres, como el reciente caso de una pareja británica o buscan parejas en las que las características y gestos sean similares a los de sus progenitores.

 

Imagen: Archivo Eme

Por: Carina Angulo

Para más detalles ingresa a Eme de Mujer Dominicana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.