A esto se debe la “mamitis” en los hombres

Algunas mujeres se encuentran viviendo relaciones sentimentales en las que, muy frecuentemente, están siendo comparadas con su suegra. En esta nota conocerás a qué se debe y cómo puedes salir de este círculo de violencia psicológica.

Ver más: Extraños métodos para saber el sexo de tu bebé

Las comparaciones, el recalcar diferencias, enaltecer a uno y desmeritar al otro, pueden minar la autoestima, si se refuerza la idea continuamente, así también desgastar la relación de pareja. Estas acciones son conocidas de forma coloquial como “mamitis”, pero ¿qué encierran todas estas actitudes en el hombre que las práctica?

Algunas teorías psicológicas aseguran que el niño en sus primeros cinco o seis años de vida presentan un enamoramiento hacia el padre del sexo opuesto, en este caso del niño hacia la madre. A esta se le conoce como Complejo de Edipo, explica la Psicóloga Raquel Quijano, de igual forma explica que esta etapa es transitoria, pero “algunos quedan fijados en este lapso y nunca lo superan; (pues) llegan a adultos y siguen muy apegados a la madre como símbolo sexual de amor, por lo que en sus relaciones sentimentales siempre está presente”.

Con el correr de los años este ciclo no superado repercute en la adultez, pues se ve afectada la relación de noviazgo o matrimonio, ya que el hombre “constantemente está esperando que su pareja sea un sustituto de la madre” expone la experta, a lo que agrega “existe en cierta manera mucha dependencia emocional  a ese vinculo o lazo maternal, que en los niños se conoce como ‘apego emocional’”.

Si actualmente te encuentras viviendo una relación de este tipo y te sientes dañada o humillada en tu autoestima, debes actuar de forma inmediata. Si deseas rescatar la relación ambos deben acudir a terapia de pareja para que poner un fin a dicha situación, aconseja Quijano.

 

Fuente: Licda. Raquel Quijano, Psicóloga. 41 Ave. Sur #539 Col. Flor Blanca, San Salvador (una cuadra abajo de FUDEM). Tel.: +503 2533-5604.

Para más información interesante visita Eme de Mujer El Salvador.

Más de Lucía Paniagua Pérez