Sexo tántrico: Lleva el placer al siguiente nivel

El sexo tántrico es un medio para experimentar niveles colosales que te elevan a un universo de placer y alcanzar una excelente unidad con tu pareja.

Ver más: 5 bondades sobre el sexo tántrico que te dejarán pasmada

En lo que respecta a las relaciones sexuales, nada está dicho y siempre estás en la búsqueda de nuevas posiciones y técnicas que te permitan a ti y tu pareja lograr tocar el cielo juntos y totalmente satisfecha.

Si te encuentras en la búsqueda de vivir una experiencia fuera de serie, el sexo tántrico es una opción que te puede brindar esa repuesta a tus deseos más ardientes, en tu búsqueda de alcanzar el placer en otra escala.

El sexo tántrico es una disciplina oriental practicada desde hace 5,000 años, que tiene que ver más con el enfoque mental que una técnica específica.

Los beneficios

Si con el sexo buscas llegar al orgasmo por una relación genital ya sabes cómo lograrlo. Pero si además quieres alcanzar junto a tu pareja una unión en muchas formas, entonces debes experimentar el sexo tántrico, que además de llegar a un coito fantástico, también te permite penetrar los sentimientos del amor hasta lograr retrasar el punto máximo de placer.

Con este tipo de sexualidad tienes que estar más atento a todo lo que sientes, especialmente al sentido del tacto y respiración, porque es un medio para alcanzar la máxima expresión del placer en el sexo.

En este sexo es importante que des y recibas placer, puedes incluir masajes de cuerpo completo para experimentar y aprender de los centros de placer de tu pareja y nuevas formas de relacionarte en la cama como fuera de ella.

Tienes que romper con los tabús, construir una buena comunicación sexual, no solo en la cama sino también fuera de ella.

El sexo tántrico es ideal para aquellas mujeres que tienen una excitación sexual de 20 minutos y para hombres con problemas como la eyaculación precoz o que quieran experimentar múltiples orgasmos.

El sexo en dos tiempos
Para practicar el sexo tántrico, lo primero es la preparación para el acto con placer erótico y una conexión íntima para alcanzar un éxtasis sexual. La segunda fase es adentrarse en todo tipo de elementos y posturas para llegar al clímax máximo.

Juego de placer
Hay algunas claves para alcanzar el máximo placer, una de estas son las caricias con manos que te pueden enloquecer. Los besos en todo el cuerpo desde intensos hasta cortos que abren un portal al placer y utiliza tu mano para sentir su corazón, creando un vínculo.

 

Por: Para más información interesante visita Eme de Mujer El Salvador.